El suelo pélvico, siendo una de las partes más importantes del cuerpo femenino, es el gran desconocido. El suelo pélvico es un conjunto de ligamentos antigravitatorios y músculos que están situados en la base de la pelvis. Abarcan la zona entre el pubis y la parte final del sacro, sosteniendo el recto, la vejiga y en la mujer la vagina y el útero. Su principal función es sostener el aparato digestivo, el reproductor y el urinario.

Síntomas de alerta

 

  • Dolor y malestar en la pelvis que se irradia hacia la ingle, la parte inferior del abdomen y la espalda
  • Dificultad para vaciar la vejiga
  • Incontinencia fecal o de gases
  • Perdidas de orina, al toser, estornudar, reír, etc.
  • Urgencia para ir al baño
  • Sensación de peso en la vagina
  • Problemas de sensibilidad o dolor en las relaciones sexuales
  • Prolapsos de los órganos pélvicos (recto, vejiga, útero)

Factores que debilitan el suelo pélvico

El embarazo es uno de los principales motivos de la debilitación pélvica, debido al peso y presión del feto en el útero. También el parto, el posparto y la menopausia son factores importantes.

El estreñimiento también puede ser motivo de disfunción pélvica, a causa de la defecación con fuerza. Los deportes de gran impacto son otra de las causas por rebote de la zona abdominal sobre los músculos pélvicos. Otras causas pueden ser: herencia genética, aguantar las ganas de orinar, vestir prendas muy ajustadas, estar obeso, los cambios hormonales, etcétera.

Si sientes cualquiera de estos síntomas o alguna molestia en la zona, debes consultar a un especialista. Él valorará el estado y la musculatura de tu suelo pélvico y te dará un solución al problema.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies