Sondas vaginales.

Septiembre es el mes de volver a la rutina y la mejor forma de hacerlo es incorporando hábitos lo más saludables posibles a nuestro día a día. De esta forma, hacemos de la salud nuestra forma de vida y no nos costará ningún esfuerzo, lo cual siempre es de agradecer, especialmente para nosotras.

Mejorar nuestra salud implica mejorar nuestra calidad de vida. Para ello, las mujeres podemos valernos de productos que nos faciliten este objetivo, como es el caso de las sondas vaginales. Gracias a ellas y a su forma ergonómica de tampón, se consigue tonificar el suelo pélvico mediante su colocación directamente en la vagina, lo cual conlleva una serie de beneficios muy saludables:

– Mejora la circulación de la sangre recuperando el músculo perdido.

– Permite prolongar en el tiempo la necesidad de ir al baño a orinar.

– Evita todo tipo de incontinencias, tanto urinarias como de heces, gracias al reforzamiento de la musculatura. Es una excelente solución para las pérdidas de orina.

– Reduce posibles dolores en la zona pélvica.

– Aumenta la capacidad de contracción de la vagina.

– Mejora de las relaciones sexuales y de la sensibilidad.

Todos estos factores nos permiten a las mujeres llevar a cabo con facilidad lo que los expertos llaman «reeducación pélvica». ¿Cómo? Muy sencillo, mediante la electroestimulación que nos ofrecen las sondas vaginales. Este tipo de estimulación es popularmente conocida y muy utilizada en el fitness. La mejora de la musculatura se consigue mediante impulsos eléctricos que provocan contracciones en los músculos, en este caso, de la zona vaginal y perianal. Podemos usarla en cualquier momento y sin esfuerzo, mientras vemos la televisión o leemos el periódico.

Por tanto, pueden ser usados de forma aislada o como complemento ideal de nuestros ejercicios de gimnasio para conseguir una óptima mejora de nuestra musculatura. No obstante, a pesar de los múltiples beneficios que ofrecen dichas sondas, existen una serie de contraindicaciones que no hacen aconsejable el uso de estos aparatos:

– Padecer algún tipo de infección genital.

– Tener un marcapasos.

– Estar embarazada.

En definitiva, se trata de un producto que nos va a reportar múltiples beneficios que podremos notar en el día a día, tanto en nuestras necesidades fisiológicas como sexuales, mejorando nuestra salud y calidad de vida sin esfuerzo. Además, en el mercado existe una amplia variedad para cubrir cualquiera de nuestras necesidades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies