La incontinencia urinaria es un trastorno que produce la pérdida no deliberada de orina en el paciente. Puede atribuirse a diversas causas, desde el debilitamiento del esfínter o los músculos de la vejiga hasta problemas neurológicos o infecciones. Normalmente se asocia a la edad adulta y suele crear muchas molestias que si no se toman las debidas precauciones pueden afectar de un modo serio a nuestra calidad de vida. Por eso, es aconsejable disponer de los medios necesarios para contrarrestar sus efectos negativos. Además de acudir al médico en caso de que el trastorno persista, podemos emplear las pinzas urinarias, un dispositivo externo y totalmente inocuo, que pondrá remedio a esa necesidad incontrolada de orinar.
El dispositivo, hecho de plástico ligero y acolchado, es una abrazadera que aplica una suave presión en las zonas inferior y superior del pene para evitar la pérdida de orina. Además de ser ajustable y con enlaces de diversos tamaños a cada extremo, está fabricada con los mejores materiales. Las pinzas urinarias garantizan la circulación fluida de la sangre y su impermeabilidad a los líquidos, permaneciendo secas las veinticuatro horas del día. Son fáciles y cómodas de usar, y pueden lavarse con jabón y agua tibia sin peligro de dañar los materiales. Son tan ligeras y confortables que el paciente ni siquiera notará su presencia en las obligaciones diarias o su vida social.
Su funcionamiento también es muy sencillo, una vez abiertas las abrazaderas, se coloca el pene entre la espuma médica que recubre la estructura, ajustando la medida que sea necesaria en cada caso. Es un dispositivo muy discreto y se puede utilizar cuantas veces se estime oportuno.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies