Después de una cirugía de vejiga o de próstata, ya fuese por la presencia de un tumor o por cualquier otro motivo, es frecuente que en los hombres se presente el problema de la incontinencia urinaria. Sin duda, esta es realmente molesta y llega a cohibir a quienes la sufren hasta el punto de impedirles hacer su vida normal. Sin embargo, existen soluciones. Aquí queremos ofrecerte una serie de consejos que te serán muy útiles.

Sin duda, los dispositivos que más pueden ayudarte a evitar las pérdidas de orina después de una cirugía son las pinzas peneanas. Estos utensilios se encargan de oprimir, siempre sin llegar a cortar el paso de la sangre, el conducto de la uretra que se sitúa en la parte inferior del pene. De este modo, impiden eficazmente que se produzcan esos molestos escapes de orina.

Para que te hagas una idea, el objetivo de las pinzas peneanas es el mismo que el de los tampones de incontinencia utilizados por aquellas mujeres que sufren problemas de suelo pélvico.

Por su parte, el uso de pinzas peneanas no es definitivo. De hecho, si las necesitas, es fundamental que sigas el tratamiento indicado por tu médico para combatir el origen de la causa de la incontinencia urinaria que sufres. Además, no olvides que no puedes usarlas indefinidamente. Lo ideal es que alivies la presión que ejercen o que las retires cada dos horas.

En definitiva, las pinzas peneanas pueden serte de mucha ayuda a la hora de volver a hacer una vida completamente normal tras una cirugía que afectase a tu aparato urinario. Cuando las pruebes, te darás cuenta de que son mucho más cómodas y efectivas de lo que podrías imaginar en un principio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies