La disfunción eréctil es una patología muy recurrente que afecta a aproximadamente al 20% de la población masculina, incrementándose mucho más este porcentaje entre hombres con más de 40 años, así como en caso de que concurran factores de riesgo como hipertensión arterial, diabetes, consumo de alcohol y tabaco o presencia de índices altos de colesterol. Igualmente, enfermedades como la depresión también provocan problemas de impotencia sexual, tanto por el descenso de la libido que conlleva este trastorno como por los efectos secundarios de los medicamentos que se aplican para su tratamiento.

Pero con todo, más allá de la vertiente física la disfunción eréctil tiene profundos efectos psicológicos en el individuo, pudiendo afectar a la autoestima de quien la padece e incidir negativamente en su vida de pareja, repercutiendo incluso negativamente en la relación con el entorno familiar, social y laboral.

Estaríamos así ante un problema muy extendido y con acentuadas connotaciones negativas para la persona que lo sufre, existiendo además la posibilidad de que no sea viable el recurso a la solución farmacológica, debido a que los medicamento aplicables tengan contraindicaciones o efectos secundarios incompatibles con otras patologías que pueda padecer el individuo.

Por ello, ganan fuerza otras alternativas más recomendables como los dispositivos de erección, bombas de vacío tanto manuales como automáticas que se aplican en el pene para lograr su rehabilitación en todos los casos de impotencia, propiciando que se consigan y mantengan erecciones duraderas que favorezcan una satisfactoria consumación del coito.

Además, soluciones integrales como las que ofrece el pack ACTIVE ED SYSTEM permiten ejercitar el denominado ‘fitness sexual’, entrenando el área genital con contrastados resultados terapeúticos que pueden llegar a hacer evitable la cirugía en la enfermedad de Peyronie. Mientras que en caso de que la intervención operatoria resulte ineludible, la utilización posterior de este sistema de vacío contribuirá a asegurar su éxito final.

Así mismo, este dispositivo es el único avalado por la CE para rehabilitación de pacientes a los que les hayan practicado una ‘prostatectomía radical’, siendo en todos lo casos eficaz y seguro, de igual modo a que también es muy sencillo de utilizar. Al margen de brindar otras importantes ventajas, como el hecho de que se compre una sola vez, en contraposición a los medicamentos que requieren costosas compras constantes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies