Un dilatador es un dispositivo ginecológico que se utiliza para tratar diversos problemas del suelo pélvico, tales como el acortamiento y la pérdida de elasticidad de la vagina y la dispareunia. Por lo general, estos síntomas surgen debido a una cirugía, un tratamiento de radioterapia o una disfunción sexual conocida como vaginismo.

La terapia consiste en introducir dilatadores de distintos tamaños en la vagina. Para ello, deberás lubricar o humedecer el dispositivo y acostarte boca arriba con las piernas flexionadas y levemente separadas.

Para empezar, tienes que insertar el dilatador más pequeño hasta donde sea posible y dejarlo en dicha posición durante un máximo de 10 minutos. A continuación, sin retirarlo de la vagina, deberá moverlo adelante y atrás un total de veinte veces. El procedimiento se repite 3 veces a la semana.

Dos semanas después de iniciado el tratamiento o incluso antes, será tiempo de pasar al siguiente tamaño. Para ello, tendrás que introducir el dispositivo que estás usando actualmente durante un máximo de cinco minutos, y después cambiarlo por el modelo más grande. A partir de ese momento, los ejercicios serán idénticos a los del paso anterior.

Este proceso se repite una y otra vez hasta llegar al dilatador más grande. En este punto, ya podrías considerar la posibilidad de reanudar la intimidad. Con esta terapia y la ayuda de tu ginecólogo, la calidad de tu vida sexual mejorará considerablemente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies