El diafragma es uno de los métodos anticonceptivos más utilizados. Se trata de una especie de copa flexible fabricada con silicona que se debe colocar en el interior de la vagina. Su función consiste en impedir que el semen masculino fecunde el óvulo, y ello lo hace cubriendo el cuello del útero. Estamos ante un método anticonceptivo que tiene una efectividad en torno al 90%, aunque generalmente se recomienda que el uso del diafragma se acompañe con la utilización de un espermicida, que es una especie de gel que se aplica directamente sobre la vagina y destruye por completo la faceta reproductora del esperma.

El modo de uso del diafragma anticonceptivo es muy simple, aunque al principio parezca un poco complicado en seguida se perfecciona la técnica. Se recomienda que un profesional te muestre la manera correcta de utilización, pero también se puede aprender perfectamente siguiendo las recomendaciones e instrucciones de uso que encontrarás en la caja del diafragma.

Por supuesto, antes de colocar el diafragma hay que lavarse muy bien las manos. Por regla general, debes colocarlo alrededor de dos horas antes de mantener relaciones sexuales y nuestro consejo es que no lo retires hasta que transcurran seis horas desde tu última relación sexual. En ningún caso debes tener puesto el diafragma durante más de 24 horas. Retirarlo también es muy sencillo.

Una vez que retires el diafragma tienes que lavarlo con agua tibia y jabón, así como dejarlo que se seque al aire libre. Ten en cuenta que un correcto mantenimiento del diafragma anticonceptivo aumentará su vida útil, hará que cumpla su función anticonceptiva de manera adecuada y os evitará infecciones de todo tipo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies