La curvatura anómala del pene, conocida como enfermedad de Peyronie, afecta en la actualidad a un 10 % de los hombres. Hasta hace relativamente poco, una de las pocas alternativas verdaderamente efectivas de enfrentarse a esta condición médica era la de someterse a una intervención quirúrgica. Con la irrupción de la bomba de vacío se abre un nuevo horizonte de posibilidades en el tratamiento de la enfermedad de un modo mucho más sencillo, cómodo e indoloro.

¿Qué es la enfermedad de Peyronie y cuáles son sus síntomas?

Las causas concretas de esta patología no están del todo claras. La enfermedad de Peryonie es el resultado de la fibrosis en los tejidos del pene, pero el origen de esta no se conoce con exactitud. Los golpes o los traumatismos en el miembro se sitúan entre las principales causas probables, aunque el motivo puede ser de diferente índole.

En cambio los síntomas sí están bien definidos: encogimiento del pene, una silueta extraña, curvatura anómala e incluso la aparición de alguna protuberancia. Problemas que además pueden derivar en la disfunción eréctil y, por lo tanto, en dificultades para mantener relaciones sexuales o en la sensación de dolor durante la erección.

Bomba de vacío para el tratamiento de la enfermedad de Peyronie

La cirugía es la opción de tratamiento más conocida. Una intervención relativamente sencilla, rápida y sin efectos secundarios. Sin embargo, no deja de ser una opción que exige pasar por quirófano y someterse a un proceso de recuperación postoperatoria. Tanto los hombres que ya se han sometido a este tipo de intervención como los que no presentan un cuadro médico tan grave como para que la cirugía sea necesaria, encontrarán en la bomba de vacío una estupenda herramienta de recuperación.

La bomba de vacío es un dispositivo manual que se puede utilizar en casa, por lo que resulta una alternativa mucho más cómoda y discreta en el tratamiento de este tipo de disfunciones masculinas. A través de la generación de vacío fuerzan una modificación en el riego sanguíneo del pene para que la sangre se acumule en sus paredes cavernosas. Con ello se consigue estabilizar los niveles en la producción de colágeno y se favorece a la eliminación de nódulos y de fibrosis de los tejidos del pene. Un tratamiento efectivo para acelerar los resultados tras un proceso quirúrgico e incluso para evitar este tipo de intervenciones obteniendo unos resultados extraordinarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies