Bomba de vacío

Durante el proceso de rehabilitación luego de una prostatectomía o intervenciones en la pelvis menor, el tratamiento seguro y eficaz más recomendado es el uso de las bombas de vacío.
Este dispositivo médico es altamente útil, ya que en la rehabilitación hace posible la conservación de la capacidad de la erección que pudiera verse afectada luego de alguna intervención quirúrgica.

¿Cómo funciona?

Este entrenador postoperatorio actúa produciendo presión en la cavidad cilíndrica en torno al pene, permitiendo que los cuerpos cavernosos del mismo se llenen de sangre para facilitar la erección esperada de manera firme y duradera.
Este sistema de vacío puede ser de forma manual o eléctrica, dependiendo del tipo de bomba que se utilice, y una vez que el miembro es introducido en ella, el aire producido dentro de la cavidad activará el flujo sanguíneo del pene para conseguir la erección.
Lo más importante del procedimiento en sí, es que la erección se logra de forma natural, aprovechando únicamente el mecanismo de aire que ofrece el sistema de vacío, para que la sangre rica en oxígeno fluya en el miembro.

Seguro y necesario

En el proceso de rehabilitación, este sistema es importante y necesario, ya que hace posible la conservación de la capacidad de erección. Con el tratamiento seguro de la bomba de vacío se entrena la musculatura del cuerpo cavernoso para impedir que su tejido pierda elasticidad, y por consiguiente la longitud del pene, lo que hace aún más difícil lograr una erección.
Sin duda esta alternativa es la más eficaz y segura, debido a que de forma natural y sencilla se logran los resultados esperados para un proceso de rehabilitación como este.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies